Desertando de la realidad

El sol apenas comenzaba a calentar la mañana cuando salió de su casa. Comenzó a caminar, mientras el rocío en la hierba acariciaba sus pies descalzos. Tras recorrer varios metros se lanzó en una desenfrenada carrera hacia el bosque que rodeaba el lugar. Cada rama y cada arbusto eran evitados como si no existieran, no era la primera vez que pasaba por ahí.

Árboles

Pasó por el lado de un árbol viejo y seco y supo que se estaba acercando.

Aumentó su velocidad y sus largos pasos apenas tocaban el suelo, parecía como si volara. Cruzó un tronco caído que servía de puente sobre un riachuelo y se detuvo. Había llegado…

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s