La mandrola perdida en “Wonderland”

Realmente no recuerdo si fue por un agujero en un tronco viejo de un árbol, o a través de un espejo. Ahí estaba yo… entre 2 caminos en busca de una pista de la mandrola perdida. En una rama de un enorme árbol estaba con su sonrisa llena de dientes el Gato de Cheshire. Por un momento tuve miedo, pues no sabía que tanto le gustaban las ranas al minino. Pasaron varios segundos cuando el gato ensanchó su sonrisa dientuda, tal vez diciéndome con ella que continuara, o al menos eso fue lo que interpreté.

Gato de Cheshire

El gato de Cheshire como lo imaginó John Tenniel.

Derecha o izquierda, el Sombrerero o la Liebre de Marzo, la decisión no importaba mucho, ya que ambos están locos y ninguno de ellos era el objetivo de mi visita al País de las Maravillas. A diferencia de Alice, esta vez me decidí por el camino del Sombrerero.

Como de costumbre estaba la mesa servida. La Liebre de Marzo, el Sombrerero y el Lirón (el cual seguía durmiendo) tomaban el té en su habitual merienda de locos. A la sombra de un árbol, estaba el Dodo, quien esperaba por mí en ese momento.

A esta altura se preguntarán que pinta el Dodo en esta parte de la  historia y qué relación guarda con la mandrola perdida. Al ser tartamudo Lewis Carroll pronunciaba su apellido así: «Do-do-Dodgson» (Charles Lutwidge Dodgson) y sería este ser, quien, personificando al escritor podría tener datos de la mandrola, ya que conoce cada rincón de este fantástico lugar.

Decidimos sentarnos en la mesa a conversar sobre el tema y como habitualmente sucede, saltaron a nuestro encuentro el sombrerero y la liebre gritando:

̶  ¡No hay sitio!

Sombrerero

El Sombrerero con mal carácter por los invitados “no invitados” en su merienda.

Al ver que eran ignorados, comenzaron a murmurar entre ellos no muy contentos con los invitados “no invitados”. Por mucho que indagué el Dodo no supo darme un indicio de donde podría estar la mandrola perdida y nunca había escuchado sobre algo parecido en el País de las Maravillas.

Al marcharnos, los anfitriones ni se percataron que nos íbamos, solo nos fuimos alejando del lugar cada uno por su camino…

Una nueva aventura de la Mandraka por el País de las Maravillas, el la cual se quiere homenajear en su natalicio a Lewis Carroll, autor de Alice’s Adventures in Wonderland, cuento infantil concebido para una niña, Alice Liddell, por la cual el autor sintió una extraña fascinación.

Alice’s Adventures in Wonderland. Si deseais leer el libro, solo haced clic en el icono

PDF icono

https://twitter.com/#!/La_Mandraka/status/162924988515631104

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s