La Mandraka y el gato de la bruja

Gato negro de la brujaDos sombras se mezclan con la oscuridad de la noche. Una luna llena perfectamente redonda ilumina el frente de una antigua casa. Las dos siluetas están de pi­­­­e, al lado de lo que alguna vez fue un árbol. Entre la densa niebla, la figura con forma humana portando un viejo libro, rompe el silencio.

– Créeme Mandraka, este libro lo dice bien claro: el poder de las brujas reside en sus gatos negros… y cuando tengamos al minino será fácil encontrar la mandrola perdida.

La mandraka con cara de fiarse poco de los datos del libro comienza a caminar junto a su compañero hacia la casa. Algunas velas casi gastadas alumbran escasamente la habitación. Las paredes adornadas con enormes telas de araña junto al polvo cubriéndolo todo, hacen del lugar aún más lúgubre.

En la cocina la bruja prepara algún tipo de brebaje. Las brasas rebotan y golpean en el fondo del enorme caldero, donde un líquido espumoso hierve, lo que facilita que los intrusos sigan sin ser notados. Tras recorrer unas largas escaleras llegan a la habitación donde descansa el oscuro felino. Antes de entrar en acción la Mandraka cruza miradas con su acompañante…

– Espera afuera, mientras yo domino al pequeño minino, pues una rana como tu sería una merienda bien recibida para él.

El brillo de la luna atraviesa la habitación dejando ver la sombra de la figura gatuna en el pasillo. Al sentir los pesados pasos por las viejas tablas del suelo, el gato descubre al extraño invasor.

A pesar de estar la ventana cerrada de momento corre una brisa cálida y luego una helada, dejando inmóvil al captor. Los verdes ojos del gato se clavan fijamente en el rostro de Aaron cambiando de color a un rojo intenso como si fueran dos bolas de fuego. Su cuerpo comenzó a estirarse alcanzando diez veces su tamaño normal.

Un enorme grito de dolor y horror invade el lugar y un poco más allá. Un zapato golpea la pared indicando a la Mandraka que el peligro era inminente y ha llegando el momento de salir rápidamente de ese lugar.

La ensordecedora queja de Aaron fue lo último que se escuchó de él y sobre el tema de los gatos negros de las brujas.

26 comentarios en “La Mandraka y el gato de la bruja

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s