La espera

Aquí estoy, sentado en esta silla de plástico, incómoda, de lo que parece ser una sala de espera de una Terminal o quizás un hospital. El lugar no me es familiar y mucho menos recuerdo cómo he llegado. Me pude haber levantado y preguntar a las personas que como hormigas caminan de un lugar a otro, pero una fuerza superior me lo impide.

Los minutos pasan, quizás las horas… la verdad es que no tengo control del tiempo: mi reloj ha dejado de funcionar. Por mucho esfuerzo que hago por marcharme, siento que no puedo abandonar el sitio. Tengo el presentimiento que voy a ser llamado en cualquier instante, pero… quién, por qué y para qué.

De momento me pongo en pie, a pesar de no haber escuchado el llamado, se que es mi turno. Empiezo a caminar entre las personas, llego a una puerta, al girar el picaporte una fuerte luz blanquecina me encandila. Cuando logro ver, me doy cuenta que estoy acostado y unas correas atan mi cuerpo dejándolo totalmente inmóvil. Desde el fondo del pasillo una silueta femenina llega a mi lado, se detiene, me observa:

—Rápido que va recobrando de nuevo el conocimiento.

5 comentarios en “La espera

  1. Wilber, amigo, evidentemente me está creciendo un formidable escritor a la diestra. Estoy satisfecho por ver cuanto has crecido. Este texto está de antología.

  2. Wil63r definitivamente con cada publicación te vas perfeccionando más y más. Esta que te comento me gustó muchísimo, sigue así, q para unos añitos seré tu editora, jajajajaja. FELICIDADES!!!!!!!!!!!!!!

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s