Entre parques bajo las estrellas

Cuidad de Holgín

La cuidad de Holguín como una maqueta vista desde la Loma de la Cruz.

Las horas pasaban y la tarde se hacia vieja dándole paso a la noche, pero si luchamos contra el tiempo y no dejamos pasar el momento de ver la puesta de sol desde la Loma de la Cruz. La cuidad en miniatura como una maqueta gigante la cual no puedes alcanzar con las manos se esparcía bajo nosotros. Los tonos rojos de la poca luz del astro rey que desprendía en ese momento calentaban lo que sería una noche un poco fresca aunque en ocasiones pudo parecer demasiado fría.

Para llegar al mirador donde vimos la ciudad de Holguín en su plenitud fue fácil, solo bastó con subir en el ómnibus. El descenso no sería tan sencillo, pero, llenos de juventud y energía el grupo se decidió a bajar y recorrer los 464 escalones con que cuenta la escalinata que lleva a la Loma de la Cruz con sus 261 metros sobre el nivel del mar. Entre los detalles que no pueden dejarse de mencionar en esta historia están los graffiti que cubren toda una pared, todos llenos de colores que caracterizan la creatividad de ese arte urbano.

Graffiti

El cielo se cubrió de negro y las estrellas se esparcieron en la inmensa oscuridad envolviendo todo en un brillo místico producido por las luces de la ciudad que cobraban vida en ese momento. Sin quitarnos el polvo del camino nos dirigimos a los numerosos parques con que cuenta Holguín, nuestra estancia sería corta y antes de dormir necesitábamos llevarnos la impresión de la mayor cantidad de lugares. Del parque de los abrazos, al parque de los enamorados entre otros fueron vistos nuestros pasos, los que nos llevaron hasta la Casa Iberoamericana donde el grupo Harmony concluía su presentación. Nuestra llegada tardía no fue un impedimento para que armaran todo de nuevo y nos interpretaron su sencillo “Negro bembón”.

Grupo Harmony

El grupo Harmony en su presentación en la Casa Iberoamericana.

Después de compartir en el lugar bailar y disfrutar de la cubanía que se desbordaba en el sitio decidimos probar algún alimento de la cuidad de los parques, fue donde nos dirigimos a “Las tres Lucias”. Un local que más que una cafetería moderna parece un lugar lúgubre y oscuro, pero, su iluminación casi nula y sus paredes de negro cubiertas de fotografías hacen del recinto único. El tiempo en que uno esta dentro esperando para disfrutar diferentes formas de preparación del café se va tan rápido pues la sensación de paz que existe es tan agradable que las horas pueden pasar sin las personas percatarse de su veloz andar.

Café en Las 3 Lucias

De vuelta en el parque central ocupamos uno de los bancos y bajo una de las farolas nos sentamos a conversar y dar por concluido el primer día de este magnifico viaje que habíamos emprendido tan solo poco más de 12 horas.

Parque Calixto garcía

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s