Cita de un mes

Con el transcurso de los días las personas crean nuevas amistades, algunas no llegan lejos y no pasan de ser un conocido o conocida, otras con el paso del tiempo se van haciendo más fuerte ese lazo creado o simplemente se fortalece la amistad.

Una amiga nueva hice hace alrededor de un mes en las parrandas de Guayos, municipio de Sancti Spíritus, cuando junto con mis compañeros… mejor escribo amigos (porque es lo que son) del trabajo Bailey y Eidelany. Dayana, un nombre bastante común que no deja ser lindo es la chica que en Guayos se suma al pequeño círculo de amigos. Aquel que no la conozca piensa que esta loca de atar y que es posible que se haya escapado de un psiquiátrico, pero la cualidad que más me llamo la atención es lo difícil que es invitarla a cualquier lado (dígase café, restauran, parque).

A propósito de la cita (después de un mes) es a lo que va dedicado este post sin estar presente la Mandraka.

Eidelany & Dayana

Eidelany & Dayana

Entrada la tarde partimos los cuatros (Bailey, Eidelany, Dayana y yo) luego de una pequeña caminata hasta el parque donde estuvimos conversando hasta que el frío del invierno cubano nos dijera que era momento de tomarnos un buen café caliente para entrar en calor hasta ir hacia el restauran donde terminaría la cita.

En el Café Artex “Nenúfar” hicimos el recuento de un mes que era el tiempo que llevábamos in vernos y nos transformamos en críticos de arte y comentamos sobre un pequeño obsequio que le hice a Dayana, un pequeño dibujo donde estaban parte de sus gustos, libélulas, un violín, todo en tonos negro y blanco (excepto el violín) y para completar el borde manchado en tonos verdes color favorito de ella.

Bailey, Eidelany y yo

Luego de degustar un buen café caliente regresamos al parque donde esperaríamos la hora de ir a cenar, momento que se transformó de un sitio tranquilo y lleno de murmullos de las demás personas a un restauran lleno de risas luego de que Eidelany echándole sal a su ensalada, el salero largara la tapa y… el nivel de salinidad de la ensalada aun científicos investigan cual fue🙂

Terminando volvimos por tercera vez hacia el parque lugar que además de su tranquilidad por el frío presente se prestaba para terminar una velada de recuerdo (y comentario en este blog). Mucho en ocasiones buscan en Internet (me incluyo pues en algún momento lo hice) temas de conversaciones para romper el hielo, o simplemente para que no existan los molestos “silencios incómodos”. Cuando hay química y se está a gusto estos temas surgen por si solos, entre ellos con el que terminamos nuestra noche: “De tu cuerpo, qué no te gusta”. Tema al que da paso la conversación de porqué no te sientes a gusto con eso y como llegara sentirse mejor uno de como es y no como debería a ser.

Hace un mes conocí a esta chica, las últimas palabras que tuvimos todos fue de reunirnos todos los meses y tener una noche similar, con nuevos sitios a donde visitar y temas que conversar.

Parque Serafí Sanchez donde compartimos más de una vez.

Un comentario en “Cita de un mes

  1. Pingback: Enfriando el verano « La mandrola de la Mandraka

¿Qué opinas de esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s